7 de diciembre de 1585: El milagro de Empel

Tal día como hoy, 7 de diciembre de 1585, tuvo lugar el prodigioso Milagro de Empel, que convirtió a la Inmaculada Concepción en patrona de la Infantería española.

Ocurre durante las guerras de Flandes, habiendo ido a socorrer a las poblaciones católicas de las islas de Gelandia (actual Holanda), El Tercio Viejo al mando del Maestre de campo D. Francisco de Bobadilla está en una difícil situación, en la isla de Bommel, entre los ríos Mosa y Waal.
El Almirante holandés Holak les tiene a tiro de los cañones de sus 10 barcos, aún así, sabiendo como se las gastan los Tercios les ofrece una rendición honrosa, la respuesta de Bobadilla fue:
“Los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra. Ya hablaremos de capitulación después de muertos”, la reacción de Holak fue abrir el dique del rio Mosa provocando una rápida inundación y obligando a los 5000 infantes españoles a refugiarse en una pequeña colina llamada Empel.


Los Españoles cavan trincheras para aguantar los ataques, mientras cavaba, un soldado español encuentra una talla flamenca de la Inmacualada Concepción, los soldados toman el hallazgo como una señal divina, colocan la talla en un altar improvisado y rezan todos.
Bobadilla arenga a las tropas y deciden que al día siguiente atacarían, costase lo que costase.


En la noche del 7 al 8 de diciembre se produce un hecho insólito, bajaran tanto las temperaturas que se helaron las aguas del rio, cuando amanece los españoles ven que pueden caminar sobre el hielo, atacan a los barcos holandeses causando el terror, incendian las naves y se apoderan de ellas, los holandeses huyen o mueren, no contentos con esto, el Tercio ataca el fuerte holandés sobre el Mosa y lo toma al asalto.


La desbandada holandesa fue total en cuanto el fuerte cayó en manos españolas, entre los que huían se encontraba el almirante Holak dejando dos frases para la historia:
“Tal parece que Dios es español al obrar, para mí, tan grande milagro”
“cinco mil españoles que eran a la vez cinco mil infantes, y cinco mil caballos ligeros y cinco mil gastadores y cinco mil diablos”
La virgen de la Inmaculada Concepción fue tomada desde aquel día como patrona de los tercios y hoy en día es la patrona de la infantería española.
Es la única vez en la historia que unidades de infantería, han asaltado, a pié, barcos de combate

milagro-de-empel

Fuentes:

  • Tal día como hoy: Almanaque de la Historia de España